martes, 18 de mayo de 2010

En lo mejor, me dejó.


Estate atento no tengo más tiempo y te tengo que dar mi aliento.
Palabras que creo haberte dibujado ya pero entiendo que hoy te resulten muy grandes.

No te preocupes en exceso, olvídate de lo correcto, esta losa es aplastante y la moral y las normas solo hacen que pese aún más. Lo que está bien y lo que esta mal puede mostrarse turbio pero apreciaras cada uno de sus sabores. El paladar de la intuición todavía es funcional en este cuerpo que te regalo.
Demasiada ansiedad no es buena en ningún aspecto. Para a mirar las veces que sean suficientes para ver, para encontrar lo que buscas. Grita si es preciso aunque considero que no es la solución para que se te oiga, pero que te escuchen si es eso lo que necesitas. Preocúpate de que la sombra te cobije del calor pero nunca del sol. El nos da la vida y el nos la quitará.
Parecerás solo a veces, pero solo es el que está vacío por dentro. Llénate.
No cuentes secretos a quien tenga los oídos llenos de agujeros, no sabrá o no podrá asirlos y retenerlos. Tiende siempre una mirada a tus pasos dados y otra a los que te quedan por dar. Rodéate de alegrías de luces de amaneceres y del mecer del mar. Abrígate con cariños si bien puede que no tengan pulso. Invéntate otros mundos si este no te gusta y aporta soluciones a los problemas, que si no tienen solución, ya no son problemas, serán evidencias. Aprende de las arrugas y frases con telarañas; de los libros con tres patas y del calor de su mirada, el calor de su vida. Que no pare de correr el agua por tu sed y que el aire te traiga el aroma de un nuevo cuento.
Ahora marcho, dame el abrazo que despide nuestra colección de palabras preferidas, de nuestros juegos insípidos. No puedo tener el placer de morir a tu lado. Marcho a otro mundo, a uno de los míos. Este no me ha dicho nada, si acaso tu respirar, el consuelo de que esta partida también removerá mis entrañas, hablarte en mis sueños y buscarte en este largo viaje, ya que uno de mis regalos es que mas tarde volveré.


Gracias por dejarme susurrarte toda mi vida al oído. No olvides ser tu.

Tu niñez.

1 comentario:

Soy beatriz dijo...

Hola MetaMorfüsis, siempre serán bienvenido sin necesidad de pedir permiso. Gracias por dejar tus palabras tus pensamientos. Y porque tu paso me ha permitido leerte.
Me ha gustado mucho tu post y creo que has puesto en él muchos de mis propios pensamientos.
Te felicito y estás invitado para cuando quieras pasar a leer aquello que intento escribir que seguro merece la pena de ser escrito, lo único que no puedo garantizar es que esté plasmado bellamente.
Un abrazo y hasta pronto!!!