viernes, 26 de noviembre de 2010

EL blues del talento.



Se paró al lado de un verso,


tuve tiempo al beber


que me tragaba el tiempo:


una luz entre humo denso.



No hubo pulso.


No hubo silencio.



...y, ahí estaba yo


sentado junto al Sr. Tiempo,


pintamos un blues,


el blues del talento.



...y, decía algo así como


que no nos queda tiempo.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

brutal!!

Anita Solohayuna dijo...

Tiempo para qué? Tal vez, lo que nos sobran son deseos,sueños y ambiciones...
Para ambas cosas, hace falta que suenen muchos blues

Un beso

Sirena Varada dijo...

Entre lo que puede "quedar", un blues tiene (quizá) más posibilidades que otras cosas... Ya nos vale si llegamos al final del túnel con algo en las manos, a ser posible el talento, aunque perdamos un blues y el tiempo.

Un poema con sabor a blues. (Me ha encantado)

TORO SALVAJE dijo...

Que egoísta ese Tiempo.

Saludos.

anuar bolaños dijo...

El tiempo superpone escenas,

deja cabos sueltos,

nada sujeta.



Los amores nada dejan,

vienen y se van,

nada sobrevive.



Encajo en un diseño inútil,

soy una cifra escuálida,

masa que palpita y delira.



No hay congoja,

sólo el desvarío florido

en que sucumbo

envenenado con mi propia sustancia.



Aturdido,

preso en el devenir de la tristeza,

no encuentro el modo de ser mundano.



Un instante fugaz es el paraíso,

un orgasmo a destiempo.




Bolaños.

Anita Solohayuna dijo...

Que digo que cuándo vuelves a escribir... te voy a tener que rogar?

Anónimo dijo...

suena muy bien
me gusto