lunes, 4 de julio de 2011

Al verlos... al oirlos...




Me estoy dando cuenta


que late más fuerte mi cuello que mi corazón,


al verlos,


al oirlos.





Noto que se me atraviesa esta sangre,


que me cuesta tragarla,


comprenderla,


apagarla.





Y es que me arden las palabras


al pasar por mi garganta,


junto a mis consciencias y razones,


que a borbotones, no paran de manar,


dejando mis pensares secos,


vanos, absurdos.





Intentan salir mis fuegos,


mis palabras calientes,


por mi sangre,


que no digiero,


que mastico... cada vez que les veo.





Y les miro con el querer matar,


qué no mato ni una mosca,


pero empezar por ellos es fácil...


son muchos.





Y calculo, sospechas


y actos que delaten mi intención.


Estoy dispuesto, se cual es mi casilla


en este juego, su juego,


saltando su ley,


la del juego,


la de ellos.





Me avalo yo mismo,


pues no me fían,


no me dan crédito.


Me miran,


se asombran y critican mis flautas,


pero no me ven,


no ven las venas infladas,


calientes.


cansadas.

2 comentarios:

SUE dijo...

Ay brother... pero que bien escribes joder, retorcido y oscuro...pero bien, jodidamente bien. Un abrazo brother

Morfus dijo...

jajajaj... gracias Sue. Todo es retorcido... Oscuro es solo el enfoque, de escritor o de lector. Abrazote.