viernes, 17 de abril de 2009

Ocurre por dentro...


En la luz de cualquier amanecer, creo que así fue.

... otro desliz, otro lento palpitar...lento y dulce parpadeo... y ya no estoy aquí.

Desnudé mi testa cierta tarde, después de empaparme con textos mayúsculos, de esos que hacen que la realidad me moleste, y quise vestirme con ideas. Pero fueron ellas las que decidieron vestirse de mi, rápidas, alentadas por un paseo, por un gesto no mío, por una voz de orden no dicha, interior...

Me encuentro en ese punto de traslado, embriagado por la necesidad de mostrarme, de crecer, de alimentar mi envés, de enseñar con dignidad lo que está bajo mi piel, tras mi ser. Y este sutil desliz aturdió mis sentidos. Tocado por la amorfia envidiosa de la consciencia, que me turbia la vida, huí otra vez, flotando al amparo de reconocer, en la lejanía de este embudo, la voz de otro ser.
No se si representa la posesión de un latido en mi pecho, anterior a este mundo, cobijado entre los pliegues de lo que adivino detrás de mis ojos, o es el soplido de un diagnóstico de diván. Pero lo tengo claro, me usa: para explicar y mostrar infinidad de luces curvas, de melodías sordas que acaban en una canción, para dejar caer un alud de palabras que al parar en mis labios, brotan.
Unas veces se que quiere intervenir y no se como hacerlo, no se como cruzar su calle y mirarle a la cara; no se como ayudarme a entender esta situación. Intento controlarme pero es él, estoy seguro, el que maneja mis dedos - ¡calla y sigue escribiendo, envase de carne blanda y huesos huecos. Tu cuerpo es débil y la mente la has pasado de largo...! oigo, con cierto tono despreciativo e inocente, como reclamando necesidad de ayuda y comprensión, como perdido en nervios y presiones por falta de tiempo... que lo-cura todo.
Me hace pensar y repasar mi camino. Aturdido y entre lágrimas, a veces, no encuentro el por qué de este tormento, de este regalo.
-Será alma que necesita terminar lo dejado a medias?- pregunto a la cara que se afeita conmigo en las mañanas, a los oídos que comparten textos aprendidos en mis ojos. Enfoco esta opción, necesaria a mi juicio, para dar sentido a mis impulsos en este blanco... o necesitará aclarar injusticias vividas... en mí... en otros tiempos... en otros mundos?...
Es otra locura. Es un castigo. Es un dolor más, pero dulce.
Puedo leer a medida que saca de mí expresiones que no conocía. Denoto su inquietud, su punto de vista distante, su caudal rabioso por nacer en mis manos. Recuerdo escenarios parecidos a los que me susurra cuando camino hacia mis abismos, cuando ansío relajar el hoy bajando la guardia y repasando la batalla para otro nuevo amanecer.
Me despierta, me molesta y me inquieta. Accedo a su trama cada vez más seguro de que su dopamina es engañosa; anzuelo que atiende, incitando, provocándome... guiándome?... a mis momentos de riesgo por un sueño nuevo, por un sueño mejor. Me hace observar cosas que no pensé que me pudiesen llamar la atención, al menos a simple vista.
Luego y sin tener la explicación del como y perdiendo la noción del cuando, hasta las llego a analizar; carpeta nueva en mi cabeza, pero el tema ya lo he visitado en otros escaparates.
O será el?
...
Así con todo.
No puedo más... y le espero ansioso.
Asumo. Algo me dice que esto es así y que la unión es para siempre, que deje de pensarlo como condena, que aprenda a dar color a sus voces para diferenciarlas de mis gritos y que mantenga la alerta de exceso y mesura para con mis movimientos, pues aprecio que no le gustan muchos de mis hábitos.
Me desvisto por dentro por si le encuentro. El deseo de hablar con el, pues no me deja, supera esta locura. Planteo un principio de convivencia que no estorbe nuestra simbiosis amorfa. El plan de su vida puede que tuerza la mía o me lleve hacia otro fin, hacia otra idea.
No me gusta dejar a nadie en el filo del caos; sucumbir a su causa quizás me haga fuerte en las mías.

...y desde entonces, a la espera del momento preciso en el que los parpados no caen pero dejas de ver, aprendimos a vivir, a soñar, a buscar.


4 comentarios:

El que suscribe dijo...

máquina

Sirena Varada dijo...

Todos convivimos con voces, ciertas e intangibles como una sombra. Lo más aterrador es que la que más grita suele ser la más silente. ¿Qué voz queda adherida en el impulso? ¿Qué voz queda enmarañada en el recuerdo? No conviene nunca escucharlas porque ellas desvelan el arcano sobre nosotros mismos.

Besos

Morfus dijo...

Tienes razon Sirena, pero creo reconocer mas de un doctor en esas voces. Limpian, o más bién, agitan nuestra mente. Eso si, lo bueno o lo malo que supone el saber o recordar, o actuar por y para lo que nos dicen, es cuestión de tu propia tensión con la vida, tanto para bien como para mal.

salud.

Luz de Gas RadioBlog dijo...

Hay que sacar los muertos a pasear, puede que al final resulte que los muertos sean otros, no debemos de estar tan equivocados como nos hacen creer.

Sacarlos fuera, que llenen las calles, los bares, las oficinas, quizás esa sea la solución y ya no habrá nadie extraño al otro lado del espejo.

Un abrazo